EU4Journalists.eu is currently not updated. We hope to be back soon.

eu4journalists

select your language

Medio Ambiente

4. REACH – Reciclaje y limitación de la producción de residuos – Aire puro

REACH

Fue en diciembre de 2006 cuando se adoptó el tan esperado acuerdo para la creación del sistema REACH, un sistema integrado único de registro, evaluación y autorización de sustancias químicas que entrará en vigor en junio de 2007.

El REACH obliga a las empresas que fabrican e importan productos químicos a evaluar y proporcionar información sobre el riesgo para la salud o la seguridad que conllevan alrededor de 30.000 sustancias químicas presentes en productos de uso cotidiano. Entre éstas se incluyen desde una gran variedad de plásticos usados en juguetes, teléfonos móviles y productos del hogar hasta los químicos usados en productos de limpieza, pinturas y artículos textiles.

Todas las sustancias tienen que ser registradas en la nueva Agencia europea de sustancias y preparados químicos (ECHA), con sede en Helsinki, durante un periodo de 11 años. Esta agencia coordinará la evaluación en profundidad de aquellas sustancias químicas sospechosas y gestionará una base de datos pública accesible a consumidores y especialistas. Las sustancias más tóxicas y de mayor uso serán las prioritarias en estos análisis. Sí se pueden usar sustancias químicas, que supongan riesgos menores y su uso no suponga un gasto excesivo, para sustituir a las más peligrosas. Los responsables de demostrar la seguridad de sus productos son los propios fabricantes.

Se espera que el REACH aumente la protección del medio ambiente, así como de la salud de los ciudadanos europeos, al mismo tiempo que sirva para hacer más competitiva y capaz a la industria química europea.

Reciclaje y limitación de la producción de residuos

En la Unión Europea se generan cada año alrededor de 1300 millones de toneladas de residuos. Al menos 40 millones de toneladas del total lo componen sustancias peligrosas. Cada ciudadano europeo genera de media 500 kilos de basura al año, pero menos de un tercio de los residuos municipales se recicla y casi la mitad acaba en vertederos.

A pesar de las enormes cantidades de residuos, durante mucho tiempo no ha habido un consenso europeo en cuanto a las posibles soluciones a este problema. Desde la década de los 70 se han creado una docena de Directivas que han resultado inútiles. No obstante, en diciembre de 2005 la Comisión Europea presentó su Estrategia temática sobre la prevención y el reciclaje de residuos, un nuevo enfoque para ocuparse de la gestión de los residuos que tiene en cuenta todo el ciclo de vida de un producto. El objetivo final es reducir la cantidad generada de residuos e impulsar el reciclaje y la reutilización de productos, lo que supondría la creación de un nuevo mercado de materiales reciclados.

Como primer paso de esta estrategia, la Comisión sugirió una revisión de la Directiva marco sobre residuos de 1975 para que se incluyese en la política de residuos una visión global de toda la vida del producto hasta que se convierte en deshecho. Además, también se incluirían programas de prevención de residuos, otros para impulsar el mercado del reciclado, promoción de medidas económicas, como impuestos a los vertederos exigidos por los Estados miembros, y modernización de la legislación en materia de residuos.

En 2006, mientras se discutía la revisión de esta Directiva, el Consejo de Medio Ambiente de la UE ponía de relieve la importancia de reducir al máximo la generación de residuos, sin olvidar la importancia de la prevención en campos como la política de producción y de diseño respetuoso con el medio ambiente de los electrodomésticos.

En febrero de 2007, el Parlamento Europeo solicitó que se estableciesen objetivos con vinculaciones legales para la reducción de los residuos y para la introducción de cinco pasos que sirviesen para una jerarquización de los residuos y se diese de este modo prioridad a la prevención, la reutilización y el reciclaje antes que a los vertederos. El Parlamento desea que se estabilice la producción de residuos en 2012 y que se reduzca la cantidad de residuos generados para 2020. En 2020 se debería reciclar el 50% de los residuos sólidos.

Con todo, el debate sobre la política de residuos continúa en la UE. Un tema especialmente controvertido es la incineración de residuos, y si ésta debería clasificarse como “eliminación de residuos” o como “recuperación” que genera energía.

Aire puro

La Comisión Europea calcula que la contaminación atmosférica por partículas de polvo ultra fino y ozono provocó 370.000 muertes en 2002 en la UE. En 2005, la Comisión presentó su Estrategia Temática sobre Contaminación Atmosférica, con la que se pretende reducir el número de muertes por contaminación atmosférica a 230.000 para 2020.

Esta estrategia se centra en reducir las emisiones originadas por cinco contaminantes claves en las concentraciones de ozono superficial para 2020:

  • Partículas– partículas de polvos ultra finos, emitidas directamente por coches o producto de una reacción química, son la mayor amenaza dentro de la contaminación atmosférica para la salud de las personas.
  • Amoniaco – originado principalmente por los residuos animales y los fertilizantes.
  • Óxidos de nitrógeno – que originan la lluvia ácida, la proliferación de algas en lagos y la concentración superficial de ozono.
  • Dióxido de azufre – que se forma mediante la combustión del carbón y el petróleo.
  • Compuestos orgánicos volátiles - procedentes de pinturas, disolventes, combustibles para el transporte. Además es un componente fundamental de las concentraciones de ozono superficial.
  • Las concentraciones de ozono en la baja atmósfera – procedentes de los óxidos de nitrógeno y de los compuestos orgánicos volátiles, es potencialmente letal para los seres humanos y es la causa de altos niveles de contaminación en bosques y zonas agrarias.

La Comisión desea crear normas que regulen los niveles de contaminación atmosférica y que le sigan otros países, para dar al comercio de la UE más ventajas y competitividad mediante tecnologías más respetuosas con el medio ambiente.

Se calcula que el coste de esta estrategia sea de 7100 de millones de euros al año hasta 2020. No obstante, la DG de Medio Ambiente de la Comisión calcula que entre los beneficios derivados a la sanidad, destacan una disminución de muertes prematuras y un aumento en la productividad, así como una disminución de ingresos hospitalarios, que reportaran 42 mil millones de beneficios al año.

La nueva Directiva de calidad del aire aquí expuesta se debatió en la UE en 2007.

back to top